Notas inconexas en el bar de la facultad (1978)

Dibujo de Noelle 1978

(…)

Todo el mundo ríe por dentro 
Humo risas empolladas de dos días 
Cabezas calentadas con frases inoportunas 
Lecciones inacabadas 
Delirios de profesores 
Ácido en el pecho 
Películas de Bergman junto a la botella de cerveza 
Coca-cola escondidas 
y chocolate compartido entre dos miradas de reserva Tentativas de aproximación 
Humo risas palabras sin sentido-con sentido Conversaciones entre sordos 
Amistades montadas sobre la soledad de un día 
Besos dados en la borrachera de una noche 
Gente que mira pero no ve 
Gente hablando sin decir nada 
Gente oyendo sin escuchar
La facultad es un cadáver y nosotros hemos hecho un mundo de ese cadáver
Amontonando libros sobre la mesa grande- Kropotkin, Bakunin, Gramsci- ¡Coño! ya está bien
Palabras sin sentido dichas cuando ya no se sabe (de qué) hablar
Momentos vacíos
Vacíos intermitentes
Largos
Inacabables
-Parménides protesta-
Vacíos que nos agobian
La incomunicación flota sobre nuestras cabezas
Alguien da una patada en mi estómago
Mentes calenturrientas 
Besos calenturrientos
¡Empollona! 
¡puaj qué gente!
Cierra la puerta
Mira hacia atrás
Disimula tu enfado
Saoner sonríe bajo su chaqueta
Malditos cerdos
Soliloquios ridículos
Frases que se amontonan
Tal vez alguien las recuerde luego
Amistad de odio
Sangre que correrá
¡Calentorras!
No se nos va a hundir el mundo por esto
Secretos que se escurren
las miradas nos delatan
Triste soledad de años
Alguien rompe el silencio
Risa general
Vuelta al encierro
Tratando de encontrar alguna frase ocurrente
El tiempo se perdió debajo de las sillas
Quien nos controla?
Tal vez un circo nos contrate

Texto: Monólogo interior, Noëlle Ginard (18 años)
Escrito en el bar de la facultad de filosofía, 
Son Malferit, Palma, abril de 1978.


Textos escritos entre 1976 y 1978. Tenía 16-18 años. 
Los he estado leyendo tras muchos años en que han estado guardados. Me han sorprendido por su intensidad,  la rabia contenida, el grado de lucidez, la soledad que sentía.
Aunque tengo la tentación de corregirlos, no lo he hecho, no tiene sentido. Se nota la influencia de la época, los textos y la música que escuchaba entonces. La falta de puntuación fue buscada, así que la mantengo tal cual.
Los dibujos también son de esos años. 
Algunos poemas incluso me parecen buenos y han sido una fuente de inspiración para un momento de búsqueda interior, ahora a finales del 2021 con 62 años. Gracias a esa chica de 16 o 17 años que fui, ahora soy la que soy. 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s